Ranking 2013 de Universidades Peruanas

En los noventa, un adolescente tenía muy pocas opciones a la hora de elegir una carrera universitaria. Administración, Ingeniería de Sistemas, Derecho, Medicina, Ciencias de la Comunicación eran algunas de las más solicitadas en ese entonces. Sin embargo, el acelerado crecimiento económico que registra el Perú ha hecho que la gama de posibilidades para los jóvenes aumente de manera exponencial en la actualidad.

El desarrollo de diferentes industrias ha generado poco a poco no solo una mayor demanda de profesionales por parte del mercado laboral, sino también un importante grado de especialización de los programas educativos universitarios. “Las empresas quieren estar cada vez más preparadas para enfrentar el desafío del crecimiento y ser más competitivas. Uno de los elementos para lograrlo es tener un recurso humano muy bien preparado”, dice Lucas Reaño, gerente de Programas Institucionales de LHH DBM Perú.

Según Gustavo Guerrero, vicerrector de Planeamiento y Desarrollo de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), los nuevos servicios y productos que requiere la economía peruana son una de las grandes razones por las que muchas universidades han optado por la especialización. Para Jorge Cortez, director de pregrado de la Universidad ESAN, otro factor relevante en esta ecuación educativa es el aumento del conocimiento en el mundo. “El tamaño del conocimiento en general ha crecido y también se ha incrementado su difusión de una manera muy rápida. Entonces, con tanto conocimiento, se requiere que los profesionales sean más especializados”.

En ese sentido, Lucas Reaño sostiene que esta tendencia es explicada por los avances en campos como la tecnología, la ciencia médica, la producción de alimentos orgánicos, la salud laboral, entre otros. A ello se suma que los potenciales trabajadores, preocupados por su empleabilidad, también han desarrollado un fuerte interés por la especialización en diferentes áreas.

De acuerdo con Raúl Diez Canseco, rector y fundador de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), el interés de los estudiantes por este tema se da tanto en Lima como en el interior del país.

El dinámico caminar económico del país ha generado que despierten importantes industrias, como minería, construcción, química-farmacéutica, manufactura, servicios, gas y petróleo, turismo, entre otras. Este nuevo contexto ha avanzado de la mano de un elemento muy importante para los proveedores de educación: el aumento de los ingresos de los peruanos. Uno de los efectos más tangibles –tal y como demuestran las cifras y estimaciones de la Asamblea Nacional de Rectores– es el incremento de los ingresantes y estudiantes fijos a las universidades peruanas.

Los expertos coinciden en que esas condiciones económicas también han impulsado el desarrollo de la especialización universitaria (en especial durante los últimos diez años). “La oferta de carreras es cada vez más especializada debido a que la demanda actual [del mercado laboral] es sumamente especializada. Precisamente ese desfase contemporáneo entre la demanda y la oferta aún en proceso de especialización explica la escasez del talento en el país”, dice Juan Lizárraga, managing director de la firma de reclutamiento Experis.

OFERTA DIVERSIFICADA

Varias universidades han aumentado su oferta de carreras especializadas con el paso de los años. Por ejemplo, la USIL, según su rector y fundador Raúl Diez Canseco, buscó destacar desde su creación al ofrecer programas que nadie más dictaba. La carrera de Administración y Turismo fue una de ellos. Hoy esta institución ofrece otras carreras como Gastronomía y Gestión de Restaurantes, Arte Culinario, Ingeniería Logística y de Transporte, entre otras.

La UPC, si bien nació en los noventa con carreras tradicionales, hoy cuenta con una oferta bastante diversificada. Gestión Minera, Negocios Internacionales, Diseño Gráfico y de Interiores, y Diseño y Gestión en Moda son algunas de las carreras especializadas que actualmente ofrece esta universidad, detalla Gustavo Guerrero.

Las entidades educativas creadas en los últimos años también han apostado por una oferta especializada. Ese es el caso de la Universidad ESAN. Esta institución ofrece carreras como Administración y Marketing, Administración y Finanzas, Derecho Corporativo, Ingeniería Industrial y Comercial, Psicología del Consumidor, etc.

La Universidad del Pacífico (UP) no se ha quedado atrás. La última carrera que abrió esa institución fue Ingeniería de la Información y Finanzas. “Los estudios de mercado arrojaron que en el Perú se requieren especialistas que manejen estos temas de manera global y con visión de los negocios”, comenta Matilde Schwalb, vicerrectora de la Universidad del Pacífico.

Pese a estas variadas propuestas, aún hay mucho espacio para las carreras generales. Según Idel Vexler, presidente del Comité de Educación de la Cámara de Comercio, la oferta de carreras universitarias especializadas aún es muy reducida a nivel nacional. En lo referente a la demanda –explica Jorge Cortez, de Universidad ESAN– muchas empresas continúan publicando ofertas laborales dirigidas a profesionales de carreras generales. “Las
empresas te siguen pidiendo profesionales egresados de carreras generales. Los estudiantes no deben descartar seguir algunas de ellas”, sostiene Rafael Zavala, gerente general de Laborum Perú.

Por ejemplo, la Universidad de Piura (UDEP) lanzó en los dos últimos años las carreras de Psicología en Lima y Arquitectura en Piura. “Las personas piden especialización en algunos tópicos, pero consideramos que son los programas de posgrado los que cumplen este objetivo”, comenta José Ricardo Stok, vicerrector de Campus Lima de la UDEP. La PUCP tampoco considera que su oferta esté especializándose. “Nuestra universidad se concibe como una universidad integral en la que interactúan las ciencias y las humanidades y en la que atendemos varias misiones (enseñanza, investigación y responsabilidad social universitaria). Tal como abrimos carreras en campos especializados que la sociedad nos pide, ofrecemos otras, como un bachillerato y licenciatura en Humanidades”, refiere Jorge Zegarra, director de asuntos académicos de la PUCP. Fabiola León, rectora de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), considera que la especialización debería darse recién durante los últimos años de la formación universitaria (sea a través de cursos o de una mención en la licenciatura). “No se debe descuidar la formación integral ni las bases sólidas durante los primeros años de estudio. Las mejores universidades del mundo no descuidan esa parte”, dice.

Otra entidad educativa que coincide con la UPCH es la Universidad de Ingeniería & Tecnología (UTEC).Esta institución –que cuenta con el respaldo de importantes empresarios nacionales como Eduardo Hochschild, Roque Benavides y Dionisio Romero Paoletti– a la fecha ofrece cinco carreras generales de ingeniería. “En cada una de nuestras carreras, los estudiantes pueden acceder a especializaciones o menciones en el último año de estudios”, explica Alberto Bejarano, director general académico de la UTEC.

LA OTRA CARA

Si bien el aumento de la especialización en la oferta universitaria local puede ser considerado un síntoma del buen comportamiento macroeconómico del país, existen algunos aspectos que las universidades no deben de pasar por agua tibia. Uno de ellos es la compatibilidad entre los programas que ofrecen las entidades educativas y lo que requiere el mercado.

En este sentido –señala Alberto Bejarano, de la UTEC– es muy importante que el lanzamiento de nuevas carreras sea pertinente y tenga por objetivo generar una conexión entre los egresados y el universo laboral. “Podemos sacar muchas carreras, con nombres sugerentes, pero es importante ver cómo estos programas van a contribuir al éxito de los profesionales y ver cómo su quehacer impulsará el desarrollo del país. La pertinencia de la carrera es fundamental”, refiere Bejarano. El ejecutivo considera que “la alta especialización” puede ser un buen punto de apoyo, pero si el profesional se queda en ella esta se puede transformar en un ancla “que no lo dejará crecer”. Por su lado, Fabiola León propone reforzar el diálogo y la comunicación entre universidades y empresas. “Se ha descuidado mucho”, dice la rectora.

Varias de las autoridades universitarias consultadas por AméricaEconomía coinciden en que es fundamental que las universidades impulsen la investigación dentro de su oferta de programas de pregrado. “Se debe incentivar el desarrollo de la investigación aplicada”, puntualiza Raúl Diez Canseco. Sin embargo, hoy son muy pocas las entidades que tienen áreas o departamentos de investigación consolidados.

Mejorar la calidad educativa –dicen las autoridades universitarias– es sin duda uno de los mayores desafíos que tiene el sistema universitario.

AGENDA CON RETOS

En los siguientes años, algunas universidades planean lanzar nuevos programas especializados. La Universidad ESAN –adelanta el director de pregrado Jorge Cortez– contará con la carrera de ingeniería y gestión ambiental. USIL planea incursionar en el campo de la salud. Desde 2014 ofrecerá al mercado las carreras de administración de la salud y nutrición y dietética. Una de las mayores sorpresas de la oferta universitaria se dará en 2015 cuando la UPCH y la PUCP lancen de manera conjunta la carrera de ingeniería biomédica. Una alianza que podría generar más competitividad en el mercado.

Si bien no planean lanzar nuevos programas el próximo año, otras universidades, como la UP, la UTEC, la UDEP y la UPC, se enfocarán en consolidar su oferta actual. Tanto los expertos de empresas abocadas a buscar talento como varias de las autoridades universitarias consultadas para elaborar este artículo coinciden en que uno de los sectores que mostrará una de las mayores demandas de profesionales especializados en los próximos años será la minería.

Raúl Diez Canseco de USIL considera que otros sectores con un gran potencial para dinamizar en este campo educativo son el agroindustrial y el de alimentos. El rector añade que la robótica será relevante. Según Jorge Cortez, el sector salud –básicamente los servicios de salud– y el retail también ofrecen una importante gama de oportunidades para las universidades.

Otro de los grandes desafíos de las universidades locales que planean abrir carreras especializadas es la escasez de capital humano adecuado para dictar los cursos de esos programas. “Si se quiere ser serio, se debe contar con profesionales de calidad para la enseñanza”, dice Fabiola León.

Esta situación –que afecta a muchas de las más grandes universidades peruanas– ha obligado a que varias entidades educativas se vean en la necesidad de traer profesores del extranjero para dictar ciertas materias. Una situación que se repite también en varias escuelas de posgrados.

Encontrar el equilibrio entre la formación integral y la especialización que pide el mercado es una de las tareas más relevantes que tienen las universidades.

VER RANKING >>

.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s