El Papa Francisco designa como SANTO a Oscar Arnulfo Romero Galdámez

El Papa Francisco, en un gesto de atención al clamor de las comunidades cristianas, ha designado como Santo a Oscar Arnulfo Romero Galdámez

****

Promulgación de Decretos de la Congregación para las Causas de los Santos

02/03/2015

Promulgación de Decretos de la Congregación para las Causas de los Santos

Hoy 3 de febrero de 2015, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia privada al cardenal Angelo Amato Em.mo SDB, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. En la audiencia, el Santo Padre autorizó a la Congregación a promulgar los decretos relativos :

– El martirio del Siervo de Dios Oscar Romero Galdámez Arnolfo, Arzobispo de San Salvador; nacido 15 de agosto 1917 en Ciudad Barrios (El Salvador) y asesinado por odio a la Fe, 24 de marzo de 1980, en San Salvador (El Salvador);

– El martirio de los Siervos de Dios y Michele Tomaszek Sbigneo Strzałkowski, sacerdotes profesos de la Orden de los Frailes Menores Conventuales, y Alessandro Dordi, sacerdote diocesano; asesinados por odio a la fe, el 9 y 25 de agosto de 1991 en Pariacoto y ubicaciones Rinconada, cerca de Santa (Perú);

– Las virtudes heroicas del Siervo de Dios Juan Cuenca, Arcipreste Decano de Bisacquino; nacido en Bisacquino (Italia) 12 de agosto 1880 y allí murió 20 de agosto 1941.

[00190-01,01]

**********************

**********************

**********************

El Padre Antonio

El Padre Antonio Tejeira vino de España,
buscando nuevas promesas en esta tierra.
Llegó a la selva sin la esperanza de ser obispo,
y entre el calor y en entre los mosquitos habló de Cristo.
El padre no funcionaba en el Vaticano,
entre papeles y sueños de aire acondicionado;
y fue a un pueblito en medio de la nada a dar su sermón,
cada semana pa’ los que busquen la salvación.

El niño Andrés Eloy Pérez tiene diez años.
Estudia en la elementaria “Simón Bolivar”.
Todavia no sabe decir el Credo correctamente;
le gusta el río, jugar al fútbol y estar ausente.

Le han dado el puesto en la iglesia de monaguillo
a ver si la conexión compone al chiquillo;
y su familia está muy orgullosa, porque a su vez se cree
que con Dios conectando a uno, conecta a diez.

Suenan la campanas un, dos, tres,
del Padre Antonio y su monaguillo Andrés.

Suenan la campanas otra ves
del Padre Antonio y su monaguillo Andrés.

El padre condena la violencia.
Sabe por experiencia que no es la solución.
Les habla de amor y de justicia,
de Dios va la noticia vibrando en su sermón:

suenan las campanas: un, dos, tres
del Padre Antonio y su monaguillo Andrés.

Suenan la campanas otra ves
del Padre Antonio y su monaguillo Andrés.

Al padre lo halló la guerra un domingo de misa,
dando la comunión en mangas de camisa.
En medio del padre nuestro entró el matador
y sin confesar su culpa le disparó.

Antonio cayo, ostia en mano y sin saber por qué
Andrés se murió a su lado sin conocer a Pelé;
y entre el grito y la sorpresa, agonizando otra vez
estaba el Cristo de palo pegado a la pared.
Y nunca se supo el criminal quién fue
del Padre Antonio y su monaguillo Andrés.

Pero suenan las campanas otra ves,
por el Padre Antonio y su monaguillo Andres

.

 

.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s